Primeros estudios sobre el inglés criollo de Panamá

América Menéndez Pryce

 

Génesis del inglés criollo del Caribe.

Alrededor de los siglos XVIII y XIX en la región del Caribe se desarrolló una variante de inglés perteneciente al grupo criollo atlántico, según la zona de extensión de dicha modalidad.

Al igual que las otras, esta lengua criolla surgió como consecuencia de un contacto interétnico, en este caso entre los colonos ingleses establecidos en las Islas del Caribe y los africanos llevados como esclavos para trabajar en las plantaciones de caña, café y otros cultivos.

Este criollo ha sido clasificado según los patrones de asentamiento, es decir, atendiendo a los factores histórico-geográficos que incidieron en su conformación. Así se distingue el inglés criollo del Caribe del Este -que abarca las Islas Barbados, Trinidad y demás Antillas Menores- del inglés criollo del Caribe del Oeste -desarrollado en Jamaica, la costa atlántica de América Central, Islas Providencia y San Andrés.

Las diferencias entre ambas modalidades de criollo se deben fundamentalmente a que -como afirma Holm (1989: 466)- el asentamiento inglés en el Caribe se produjo de este a oeste: primeramente se colonizaron las Islas Leeward y Barbados en 1620; mientras que Jamaica no se colonizó hasta 1655 (alrededor de treinta años después). El inglés desarrollado en la zona del este se asemeja más al inglés estándar que el de la zona del oeste debido a que Barbados y las Islas Leeward se colonizaron por criados británicos y muy pocos africanos, de manera que la lengua que se estableció en esta zona fue el inglés británico (Holm, 1989: 467).

Por su parte, en la región oeste, la colonización de Jamaica se produjo conjuntamente con la inmigración forzosa de un gran número de esclavos africanos quienes se vieron obligados a aprender esta modalidad de inglés como lengua de comunicación con sus colonos y con los otros esclavos que hablaban otras lenguas africanas. Como es de suponer, esta modalidad de inglés criollo sufrió distintas modificaciones, según las características lingüísticas de la lengua africana que actuó como sustrato. Esta es la principal razón que explica las particularidades lingüísticas que distinguen el inglés criollo del Caribe del este y del oeste.

Según nos comenta E. Rodríguez (1976:8) no es hasta 1968 (año en que se efectuó la "Conferencia sobre pidginización y criollización" en la Universidad de las Indias Occidentales de Jamaica) que se desarrollan los estudios lingüísticos de las lenguas criollas de base inglesa del Caribe. Estudiosos como De Camp, Frake, Hymesy y Labov, entre otros, fueron los iniciadores del tratamiento sociodiferencial del lenguaje. El análisis de los datos lingüísticos desde el punto de vista sociológico ha permitido establecer los hechos extralingüísticos que inciden en la conformación de las diversas modalidades de lenguas criollas y en la actitud lingüística colectiva de esas comunidades. En este sentido se desarrollaron investigaciones sobre el inglés criollo de Jamaica, el inglés negro de los Estados Unidos, las diferentes lenguas de Africa, etc.

Por su parte el inglés criollo de Panamá no es estudiado hasta 1973, año en que la profesora Marva Myles Spragg realizó su tesis de doctorado sobre el surgimiento y las características lingüísticas de esta lengua criolla, específicamente la modalidad vigente en la provincia de Colón.

El inglés criollo de Panamá.

En las costas del Atlántico de Panamá- específicamente en las regiones de Boca de Toro, Colón y Ciudad de Panamá- se utiliza el inglés criollo como primera lengua, mientras que el español es reservado para ocasiones formales. Según Wright (1996: 485) esta población bilingüe constituye el 14 % de la población de Panamá.

Esta variante de lengua se desarrolló como consecuencia de la inmigración de peones de las distintas partes de las Antillas Británicas. La peculiaridad que distingue esta variante es su interrelación con el español que, como idioma oficial de Panamá, ha ejercido una notable influencia en esta modalidad de lengua.

En 1850 una compañía francesa inició la construcción del ferrocarril. Para desarrollar esta obra fue necesaria la importación de mano de obra antillana, fundamentalmente jamaicana. Más adelante, en 1880 se comenzó la construcción de un canal interocéanico que facilitara la transportación de mercancías de una manera más rápida y segura. Ante el fracaso en este empeño por parte de la compañía francesa, otra norteamericana asume la dirección del proyecto y durante el período de construcción entre 1904 y 1914 se ve precisada a contratar más personal procedente del Caribe.

Además de los procedentes de Jamaica, se trajeron de las pequeñas islas del Caribe: 7.500 antillanos de Martinica y Guadalupe y 19.900 de Barbados, los cuales se radicaron en las ciudades de Panamá y Colón, a lo largo de la ruta ferroviaria. Luego, a principios del pasado siglo se comenzaron a trasladar a Boca de Toro, para trabajar en las plantaciones bananeras de una compañía norteamericana (Alvarado, 1971: 10).

Según nos confirma Alvarado (Op. Cit), en 1940 el total de "personas de color" en Colón y Panamá ascendía a 50 mil, mientras que en la Zona del Canal vivían alrededor de 18. 524 negros antillanos. Muchas de estas personas se quedaron en Panamá, donde se establecieron y tuvieron descendencia (Holm, 1989: 483).

Así se fue implantando en esta zona una modalidad de lengua criolla cuyo fundamental elemento constituyente fue el inglés criollo de Jamaica y el de Barbados. Por esta razón el criollo de Panamá posee rasgos lingüísticos tanto del este como del oeste del Caribe. Por ejemplo, la marca habitual "doz" (que no existe en los criollos de Jamaica y Costa Rica) y la combinación "woz hav", que alterna con "di hav" como la marca anterior de " hav" (Holm, Ibidem).

Para referirnos a la situación social de estos ciudadanos, podemos apoyarnos en Holm (1989, Ibidem) quien afirma que tradicionalmente ellos habían tratado de conservar su integridad lingüística. Sin embargo, ante presiones de índole sociopolítica, por un lado y, por otro, ante determinadas actitudes de aceptación por parte del Gobierno, la integración social de esta población ha ido en aumento. Actualmente muchos de ellos se resisten a hablar inglés ante extraños y no permiten que sus hijos lo aprendan.

Precisamente el objetivo de la presente comunicación es presentar un texto titulado Primeras Jornadas lingüísticas. El inglés criollo de Panamá, editado en 1976 por la Editorial Universitaria de Panamá, el cual constituye -hasta donde se conoce- la recopilación de las primeras investigaciones que desde el punto de vista lingüístico, abordan las características del inglés criollo de Panamá.

Estos trabajos se expusieron en el marco del evento "Primeras Jornadas Lingüísticas", encuentro coordinado por el Dr. Pedro I. Cohen y auspiciado por el Centro de Investigaciones de la Facultad de Filosofía, Letras y Educación de la Universidad de Panamá. Este evento se propuso como objetivo principal la presentación y discusión de una serie de investigaciones que trataron las peculiaridades lingüísticas de esta variante criolla de lengua.

Los profesores de inglés de esta Universidad, en el transcurso de su trabajo, pudieron constatar la existencia de esta modalidad del inglés en ciertas regiones costeras y que la misma constituye el medio de comunicación de los habitantes de estas zonas. En este sentido comprendieron la necesidad de estudiar sus peculiaridades de una manera científica y sistemática con el objetivo de conocer profundamente las características de este dialecto y así contribuir al mejor aprovechamiento y a la buena retención docente de los estudiantes bilingües.

Situación histórica que propicia el surgimiento de estas investigaciones.

Cuando el General Omar Torrijos toma el poder de la República de Panamá en 1968, debe enfrentar la profunda crisis socio-económica en que estaba inmerso el país.

En el transcurso de su gobierno, Torrijos se plantea como objetivo fundamental desarrollar una política orientada a buscar solución a los problemas más acuisiosos del pueblo y de la nación panameña (1974:117). Para llevar a cabo esta política fue necesaria la creación de nuevas asociaciones y agrupaciones que protegieran a los ciudadanos. También se promulgan nuevos códigos, como el del trabajo que reivindica económica y socialmente a los trabajadores. Además, se garantizó la mayor participación popular en la gestión del gobierno a través de la creación de la Asamblea Nacional de Representantes de Corregimientos y de otras organizaciones y organismos que tiene su fundamento legal en la Nueva Constitución de la República, de 1972. Otro de los grandes logros obtenidos por el gobierno de Omar Torrijos fue la recuperación de la zona del Canal de Panamá, gracias a la concertación del Tratado Torrijos-Carter.

En este proceso de revisión y de modificaciones sociales se pone al descubierto la crítica situación del sistema de Educación Nacional. La crisis se evidencia en determinados hechos, como el elevado número de analfabetos existentes en el país y el alto índice de deserción estudiantil (pocos estudiantes alcanzaban al segundo ciclo de enseñanza y mucho menos lograban arribar al nivel superior). Esta situación se debía a la discriminación que existía, vinculada a la procedencia social de los estudiantes (1974:132). Todos lo anterior evidencia que no había correspondencia real y efectiva entre estas condiciones y las necesidades de desarrollo de Panamá, como nación independiente.

En virtud de todo lo anterior, el gobierno de Omar Torrijos se propuso realizar una serie de transformaciones en el sistema educativo panameño que propiciara la creación de las bases de una nueva sociedad. Como parte de este proceso de cambios se plantea la necesidad impostergable de implantar una Reforma Educativa cuyo objetivo político es lograr el desarrollo y la transformación estructural del sistema educativo. De esta manera, la educación podría "responder a las demandas del desarrollo nacional y regional y se constituye en el instrumento más activo de autoafirmación e independencia de Panamá" (1974:136).

Esta Reforma se plantea la creación de un sistema único, nacional, científico y popular, con igualdad de posibilidades para todos los panameños y extranjeros, para que así puedan ser partícipes del desarrollo creciente de la nación panameña.

Además, se propone incentivar el desarrollo de investigaciones científicas, en dependencia de las necesidades reales del país.

En el Primer Encuentro Nacional de Trabajadores de la Educación y la Cultura, celebrado en 1974, el Rector de la Universidad de Panamá, Rómulo Escobar, realizó un objetivo análisis de las características y los problemas del sistema educativo superior. Esto le permitió demostrar la necesidad imperiosa de implantar profundas transformaciones en la enseñanza universitaria, como parte de la Reforma Educacional llevada a cabo en todo el sistema. La transformación científica de la educación sólo puede llevarse a cabo por profesionales lo suficiente sensibles desde el punto de vista social, que puedan identificarse con su pueblo, sus tradiciones e indiosincracia nacionales. Además, el profesor universitario debe proyectarse hacia las necesidades reales del pueblo y de las comunidades donde ellos ejercen su magisterio. teniendo en cuenta estos aspectos, se podrá lograr que "la enseñanza superior en nuestro país, se ponga a tono con la realidad política, económica y cultural y con el deseo del progreso y crecimiento, que tiene nuestra nación" (1974:101).

Primeras Jornadas lingüísticas. El inglés criollo de Panamá: un texto revolucionario.

Imbuidos por este espíritu nacionalista, encaminado a resolver los problemas más agudos de la educación nacional, los profesores del departamento de inglés deciden editar el citado volumen que consta de un Preámbulo, una Introducción y las seis ponencias presentadas en las "Jornadas Lingüísticas" cuyos títulos son los siguientes:

En el Preámbulo, la Dra. Susana Recha de Torrijos, Decana de la Facultad de Filosofía, Letras y Educación, considera que en estos "interesantes y originales trabajos se le da vida a un viejo problema, las dificultades lingüísticas de los hablantes del inglés criollo de Panamá y sus proyecciones sociales, políticas y culturales" (Cohen, 1976:11).

Por su parte en la Introducción, el Dr. Pedro I. Cohen parte de la realidad concreta existente en las aulas de español y de inglés de los distintos niveles de enseñanza: las dificultades en el aprendizaje que presentan los alumnos cuya lengua es el inglés criollo. Estos estudiantes, al no ser capaces de superar su manera de pronunciación y de sintaxis, son criticados y censurados por los profesores, lo que trae como consecuencia un proceso de rechazo y posterior deserción de las aulas. Como es de suponer, esta situación es de consecuencias muy negativas para el desarrollo socio-cultural del país.

Por tal razón, Cohen concede gran importancia al análisis de las variaciones lingüísticas del inglés criollo de Panamá, en relación con el inglés estándar: este paso constituye la primera fase para lograr el mejoramiento de la enseñanza -tanto del español como del inglés- además, la adecuada superación de los profesores, quienes contarán con la información y preparación necesarias para llevar a cabo esta tarea.

Además, estas investigaciones arrojarán nuevas perspectivas relacionadas con la situación social y psicolingüística de los hablantes bilingües. Por lo que reviste importancia no sólo para lingüistas sino también para sociólogos, antropólogos, psicólogos y gobernantes. Estos últimos tienen la misión de promover, decretar medidas y leyes que propicien una adecuada y armoniosa incorporación y asimilación de estos hablantes a la sociedad (Cohen, 1976).

De las anteriores consideraciones podemos inferir la problemática desde el punto de vista lingüístico, social y político que supone para los especialistas la existencia de una modalidad de lengua, distinta a la nacional. Estos hablantes se sienten discriminados por su forma de hablar y por tal motivo, muchas veces reniegan de su lengua. Se encuentran en una dicotomía; necesitan de ella para expresar sus sentimientos, su realidad y por otra parte, se ven obligados por las presiones sociales y muchas veces políticas a emplear el español como medio de comunicación ante extraños, en asuntos oficiales como el trabajo, la escuela, etc. En este sentido, el Gobierno debe implementar una adecuada política lingüística que no segregue desde el punto de vista social a estos ciudadanos, sino que al contrario, los haga sentirse orgullosos de su lengua y a la vez las pueda integrar al gran mosaico nacional que conforma la identidad panameña.

En el primer artículo de este volumen, titulado "Pasado, Presente y Futuro del inglés criollo de Panamá", su autor se refiere a las dos cuestiones que conforman el estudio histórico de una lengua: el aspecto externo que analiza los acontecimientos extralingüísticos que han ejercido alguna influencia en el idioma estudiado, y el aspecto interno que incluye los cambios sufridos por dicha lengua, así como sus causas y la evolución de dichos fenómenos.

Esta parte, las características lingüísticas del inglés criollo, es la que no se había estudiado en Panamá y el autor aboga en su trabajo porque se realice una investigación, en la que se abordan los factores histórico-sociales que propiciaron el surgimiento y desarrollo de dicha lengua.

En este sentido, es necesario, investigar el estado del idioma que llevaron consigo a Panamá los primeros hablantes de inglés que se asentaron en las costas del Atlántico, es decir, si era pidgin o ya era una lengua criolla. Otro aspecto que se debe tener en cuenta, es el proceso de "pidginización" que sufrió esta lengua en su contacto con el español. La dimensión de la influencia de esta lengua, idioma oficial de Panamá, sobre el inglés criollo es apreciable en la presencia de algunos vocablos de origen hispano en el vocabulario de los hablantes de esta zona. También se observa el fenómeno contrario; es decir, en el léxico de hispanohablantes se observa cierta tendencia a la utilización del inglés criollo. Esto ha traído como consecuencia la distinción de ambas variantes de lengua con respecto a otras modalidades propias de otros países. De ahí la importancia de desarrollar estos estudios lingüísticos.

Para el autor también debe tenerse en cuenta el estatus social que posee esta lengua. La realidad es que muchos docentes no mantienen la correcta actitud hacia los hablantes del inglés criollo, los que se sienten segregados por las autoridades, situación que influye en al integración de los mismos.

Debemos comenzar por la actitud gubernamental hacia esta variante. En este sentido, podemos observar que no es hasta la Constitución de 1946 que se otorgó la ciudadanía completa a los descendientes de los antillanos británicos (Holm, 1989: op.cit). Ya en al actualidad la integración social de estos panameños bilingües, va en aumento gracias a la política educacional, y a las actividades proselistas de la iglesia católica (Holm, 1989: op. cit).

Posteriormente, Rodríguez expone lo que él considera las líneas de trabajo futuras que pueden ser investigadas en el inglés criollo:

Todos estos acercamientos permitirán arribar a conclusiones más profundas sobre varios aspectos como: el uso del lenguaje y cambios lingüísticos; también se podrá comparar con otras variantes criollas y determinar las peculiaridades lingüísticas de cada una y los patronos lingüísticos comunes a varios criollos.

Para finalizar, el autor establece las premisas que deben guiar los estudios futuros y considera que este empeño debe llevarse a cabo por el hecho de que el inglés criollo es parte de la identidad panemeña.

En los siguientes artículos: "La pronunciación del inglés en Panamá", "El inglés criollo de Panamá y el inglés modelo (estándar): algunas consideraciones gramaticales,"Naturaleza del dialecto inglés de Colón", "Comparación fonológica del inglés criollo de Panamá y el inglés de los negros de Estados Unidos de América", los autores se proponen describir las características más generales de esta modalidad de inglés criollo. En este sentido, destacan las variantes de esta lengua con respecto al inglés estándar tanto desde el punto de vista fonético como gramatical.

Para llevar a cabo sus proyectos se basan en muestras de habla pertenecientes al registro formal. Las tareas y las conversaciones de los estudiantes y de los profesores fueron el material de estudio que permitió a los investigadores arribar a determinadas conclusiones.

Desde el punto de vista fonético, los autores coinciden en que el inglés criollo de Panamá se caracteriza por:

I. Variantes de pronunciación de ciertas vocales:

1. Ausencia de los sonidos a [æ] y ou [ É ]. Se pronuncian como la vocal [a]. Ejemplos: class [klas], morning [ma:ni]

2. Sustitución de o [a] por [o]: Ejemplos: stop [stop], lot [lot].

3. Diptongación de vocales:

- [є] se pronuncia [iε]: compare, [kompiεr], care [kiεr].

- [ae] se pronuncia [ia]: cat [kiat], camel [kiamil].

II. Variantes en la pronunciación de diptongos:

No parece existir patrón de variantes en cuanto a la pronunciación de diptongos. Las tendencias que existen son:

1- Pronunciación de [au] como [ou]: outside [outsad], blouse [ blouse].

2- Inversión de la pronunciación del diptongo [e]: paper [piεpe]. Esta pronunciación alterna con la vocal larga [ε:]: lady [lε:di].

3- Comportamiento del diptongo [ai]:

- Eliminación de la semivocal y alargamiento compensatorio: I [a:], my [ma:].

- Inserción de [ε] delante de [r]: [-air] se pronuncia [aiεr]: fire [faiεr], tired [taiεr].

4. Pronunciación de [Éy] como [ai]: noise [nais].

- Conversión de diptongos en triptongos: boy [bway], going [gwain].

5. Pronunciación de [ie] como [ε]: idea [idε:]

III. Variación en la pronunciación de consonantes:

1. Supresión del sonido [h] en posición inicial e intermedia:

happy [api], help [elp].

2. Pronunciación de th [θ] como [t]: things [tiz], nothings [natin].

- Pronunciación de th [θ] como [d]: then [den], with [wid].

3. Reducción de grupos consonánticos al final de palabras. Se observa principalmente en la pronunciación de la tercera persona singular del tiempo presente, en la pronunciación de la terminación de -ed de los verbos regulares y en el plural y el posesivo de los sustantivos. La secuencia -c (cc) se reduce a -c. Asimismo una característica común es la supresión de la consonante final después de vocal:

a) Reducción de grupos de consonantes finales:

- told [tol].

- worked [work]. Pérdida de -ted o -ded.

b) Pérdida de una consonante final de palabra precedida de vocal: dried [dry], decided [decide].

4. Omisión de la r final de sílaba o de palabras:

- mother [mothe], paper [piapá], wonderful [wondeful].

IV. Variación en la posición de los acentos:

a) Cambio de posición: maybe [ma:bé], paper [piapá].

b) En una estructura de modificación, el inglés estándar acentúa el primero de los sustantivos. En el inglés criollo se acentúa el segundo: grocery búsines.

c) cuando un adjetivo modifica a un sustantivo, en el inglés estándar encontramos la norma de acento secundario-primario. Los hablantes del criollo producen la secuencia: primario- terciario: óld mán por ôld mán (English standar).

Desde el punto de vista gramatical, el inglés criollo presenta las siguientes peculiaridades:

I. Simplificación de los grupos consonánticos al final de palabras:

Las consonantes finales no son diferenciadas en el habla y esto ocasionará muchos problemas de ortografía y de gramática:

a) Eliminación de [t] y [d] finales:

- He toll (told)them -Él les dijo.

El inglés criollo no requiere de t y d como marcador de pasado o participio pasado, si las cláusulas u oraciones aledañas indican el tiempo requerido:

He insist she try it - Él insisitió que ella se probara.

El criollo no confunde el presente con el pasado. Lo que sucede es que se vale de otros medios para indicar el tiempo del verbo:

- At last she get to know (pasado) -Al fin llegó a saber.

- She din't want it, but he insist she try it -Ella no quería pero él insistió que ella probara.

b) Uso de did como un indicador de tiempo pasado:

- She did go -Ella fue (en inglés estándar did tiene un valor enfático: - Ella sí fue).

c) Omisión de la inflexión para indicar tiempos perfectos. No se emplea el morfema -ed.

d) No empleo de la s como marcador de pluraridad ni de posesión:

- How many time? -¿Cuántas veces?

- We have to read four book - Tenemos que leer cuatro libros.

- That girl was her good son girl friend -Esa joven era la novia de su buen hijo.

- the table leg - La tabla de la mesa (esto es un aspecto encontrado en el dialecto negro de Detroit).

II- No empleo de la cópula be (ser, estar) en algunas situaciones, o be como auxiliar de algunas frases verbales:

- The dog always dirty - El perro (está) siempre sucio.

La forma be es usada con otro significado en construcciones que son diferentes al inglés modelo:

- They be able to go on a honey moon - Ellos (pudieron) ir de luna de miel.

III- No empleo de los verbos does/did como auxiliares para preguntar, como el inglés estándar:

- What he do with the money -¿Qué hizo con el dinero?

En inglés estándar sería: What did he do with the money?

IV- Empleo de múltiples negativos:

- The didn't have no money.

En español existen dobles negativos como aspecto modelo y este hecho refuerza el uso de los negativos del inglés criollo.

V- El inglés criollo tiene un sistema de pronombres diferente que fue descrito en detalle por la Profesora Spragg: En cuanto a los pronombres en función de sujeto, se distingue por el empleo de las formas:

- ah- 1ra. persona del singular

- im- 3ra. persona del singular masculino

- you all, unu- 2da. persona del plural. Unu (de alta frecuencia) es evidentemente una palabra no inglesa; puede ser una formación criolla o una supervivencia de una lengua africana.

- dem- 3ra. persona del plural.

Pronombres posesivos: Se emplean en construcciones compuestas que reemplazan las usuales del inglés estándar:

Inglés criollo: Inglés estándar:
 my uon  mine
 your uon   yours
 im uon       his
 ar uon, er uon   hers
 she uon, it uon  its
 owa uon, we uon  ours
 you all uon, unu uon  yours
 dem uom  theirs

 La palabra uom (own) reemplaza al sustantivo.

 

Adjetivos posesivos:

Singular: Ing. criollo: Inglés estándar:
1ra. persona    mi, my  my 
2da. persona  you  your
3ra. persona  im  his
   er, ar, she  her
   et   its
Plural:  Ing. criollo:  Inglés estándar:
1ra. persona  owa, we  our
2da. persona  you all, unu  your
3ra. persona  dem  their

VI- Una de las características más destacadas de inglés criollo es la tendencia a la uniformidad que se evidencia en el uso de:

- im para indicar (he, him, his)

- dem para indicar (they, them, their)

- we como alternante en todos los casos de la 3ra. persona del plural.

- Utilización de la misma forma verbal para todas las personas gramaticales:

Inglés criollo: Inglés estándar:
 I live  We live
 You live  You-all live
 It, lm, she, live  Dem live

 

Todos los verbos son regulares y reduce la necesidad de inflexiones verbales:

VII- Empleo de dese por these y de duose por those (demostrativos plurales) y los demostrativos singulares: dis por this y dat por that:

Dis girl foolish ~ Dese girl foolish

(This girl is foolish) ~ (These girls are foolish).

VIII- Empleo del morfema libre dem para marcar pluralidad:

book dem: Se coloca después del sustantivo plural (books). Cuando está delante funciona como adjetivo o como sustituto de la palabra duose (these).

IX- Empleo solamente de a como artículo indefinido. Es decir, no está condicionado fonológicamente: a man, a umbrella.

They went to a ordinary cafe- Ellos fueron a un café común.

Para el inglés criollo la morfología inflexional tiende a faltar y la sintaxis se simplifica lo que no significa más facilidad o simpleza. El inglés criollo es capaz de expresar las mismas cosas que el inglés modelo usando otros medios igualmente útiles.

Otro artículo interesante en el cual se comparan las características fonológicas del inglés criollo de Panamá y el inglés de los negros de Estados Unidos, es el de la profesora Adelaida Jones.

Inicialmente, la autora comenta que en los últimos años ha habido un auge de los estudios del inglés de la población negra de los Estados Unidos (denominado "Black english"). Los resultados alcanzados a partir de estas investigaciones han demostrado que este dialecto posee un ordenado sistema de reglas gramaticales, fonéticos y lexicales, diferente del patrón estándar solamente en manifestaciones superficiales.

Los estudios realizados de los diversos dialectos del inglés criollo en las distintas regiones del mundo han revelado que poseen una cierta uniformidad y semejanza, incluyendo el inglés hablado en Panamá.

Ahora bien, a pesar de las semejanzas, estos dialectos presentan ciertas particularidades lingüísticas que los distinguen a unos de otros, atendiendo a los antecedentes histórico-sociales de cada una de las regiones. Por tal razón es útil la realización de un estudio lingüístico donde se comparen las distintas modalidades. Es así que la autora se propone en este artículo establecer las similitudes y diferencias entre el inglés criollo de Panamá y el black english. Ambos se diferencian del inglés estándar en los siguientes aspectos:

- Omisión de consonantes finales: wa: pin ~ what has happened (Omisión de t, s, d).

- Simplificación de los grupos consonánticos característicos del inglés estándar: san ~ sand.

- Tendencia al uso de una secuencia fija de todas las palabras en todas las oraciones en vez de variarlas como se hace en el inglés estándar: uetis ~ where is it?

- Empleo de la doble negación.

- No distinción entre el sonido bilabial /b/ y labiodental /v/: Este fenómeno ocurre en todos los dialectos criollos derivados del inglés hablado desde las costas del oeste de Africa hasta los criollos de las islas del Caribe y en el "black english" de Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar de las semejanzas, estas dos modalidades de lengua criolla se diferencian en determinados aspectos, fundamentalmente en la pronunciación.

- Prolongación poco usual de las vocales en el black english:

Black English:  Inglés criollo
 ma:an  man

La autora opina que las diferencias de pronunciación se deben en general a las interferencias del español que es el segundo idioma natural de la mayoría de los hablantes del inglés criollo. El hablante del inglés criollo de Panamá está en mayor contacto con el español como miembro de un subgrupo social y como ciudadano de un país de habla hispana donde es obligado por ley y por la sociedad a ser bilingüe. El empleo de ambas lenguas trae como consecuencia interferencias en la pronunciación, el acento y en el vocabulario: El inglés criollo está pleno de hispanismos, tanto en la pronunciación como en la estructura gramatical:

How many years you have? (es una traducción directa del español)

- Uso de what en lugar de that en frases como: The place what name airport of tocumen.

Mientras que el inglés de Panamá está fuertemente influido por el español, el B.E ha sido modificado según las características del inglés estándar:

1. Selección de fonemas:

a) Vocales:

Inglés criollo Black English:
 /o/ Es similar a la /o/ en español:  /o/ Sonido largo:
 ongri, comaan  poor, sure.

 b) Diptongos:

En inglés criollo generalmente reemplazan la vocal aislada o son pronunciados a la inversa de los diptongos del inglés estándar. Los más comunes son:

- /Iє/ reemplaza a /e/: diere (there), nieshan (nation)

- /Ia/ reemplaza la /a/ después de k ó g: kian (can), kiar (car).

c) Consonantes:

Existencia de fonemas que no ocurren en black english: ñ y c. La /n/ ocurre en palabras como: pañaman y ñam. La /c/ es usada en sharp, ketchon.

2. Uso de fonemas:

a) La pronunciación de las vocales es más breve en el inglés de Panamá.

b) Sustituciones:

- /t/ se convierte en /tc/.

- /t/ es sustituida por /k/: Coska Rica, risk (wrist).

c) Pérdidas totales:

/r/- En B.E. se omite al final de sílaba: for (four).

En el inglés de Panamá la r se omite después del sonido /a/: ha:at (heart) y después del sonido /e/: yesaday (yesterday). Sin embargo, no se pierde en posición intervocálica: karek (correct).

La autora considera que a partir de trabajos como este se deben hacer estudios más completos que permitan hacer el inventario de fonemas y establecer las diferencias entre los distintos dialectos; hacer diccionarios de sus términos; etc.

Por último tenemos el trabajo titulado "El bilingüismo y sus facetas", en el cual la autora Gloria Fuentes de Ho, luego de una breve referencia a lo que ella y otros autores consideran bilingüismo, centra su atención en la descripción de algunos rasgos del español usado por los panameños (específicamente las interferencias fonológicas) que hablan el inglés criollo en comparación con el español usado por la mayoría de las personas de Panamá.

En las comunidades bilingües de Panamá se ha conservado su lengua original (el inglés) y se ha superpuesto el español. La lengua agregada sufre cambios porque se está aprendiendo sobre la base de la primera lengua adquirida y por lo tanto, refleja los hábitos de ésta.

Por ejemplo, el fonema /h/ se debilita y en ocasiones se omite en palabras como gira -[ira].

- Pronunciación del sonido /v/ como labiodental, por la interferencia del sustantivo fonológico inglés sobre el sistema de sonidos españoles:

joven ~ [óben], juventud ~ [ubentú]. Se observa la diferenciación de los fonemas /b/ y /v/ porque en inglés son fonemas completamente diferentes.

jueh [ues], gehto[esto]. Se produce una transferencia total del patrón inglés al español.

-Pronunciación simple de la vibrante múltiple:

río [río]; perro [pero].

Luego de habernos referido suscintamente a los primeros estudios sobre el inglés criollo de Panamá, podemos considerar, conjuntamente con dos investigadores panameños, que esta modalidad de lengua criolla es diferente al inglés estándar, que posee determinadas funciones de acuerdo con un sistema organizado de reglas gramaticales y de patrones fonético-lexicales. Por lo que constituye un efectivo medio de comunicación entre los hablantes que lo emplean.

Sustentamos, además, que estos resultados deben emplearse en el mejoramiento de la calidad de la enseñanza del español y del inglés a los hablantes de este dialecto. La existencia de estos hablantes bilingües y su realidad lingüístico-social no debe seguir siendo ignorada y mucho menos despreciada.

Es necesario planificar una estrategia que unifique a especialistas de diversas disciplinas (historiadores, lingüistas, psicólogos, antropólogos) cuya acción ofrezca una adecuada solución a esta situación sociolingüística de Panamá.

 

Referencias bibliográficas