Primer gran mito de la décima cubana

Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, El Cucalambé, es una de las glorias indiscutibles de la poesía cubana de todos los tiempos. Nació en Victoria de las Tunas (Oriente) el 1º de Julio del año 1829, aunque hay dudas sobre ese último dato.

Históricamente se ha afirmado que el poeta, cuyo seudónimo de 'El Cucalambé' procede del término inglés 'cook' (cocina), y el aborigen 'lambé', nació en el seno de una familia formada por acaudalados de raza blanca. Ascendientes entre cuyas propiedades figuraba un ingenio que abarcó las actuales campiñas verdeantes de bambúes de El Cornito, en las que Juan Cristóbal fue labrador en su estancia, conoció los primeros escenarios de sus versos, estuvo en relación directa con la naturaleza y con el campesinado, donde ahora radica el motel que sirve de sede principal a estas Jornadas.

Sus padres fueron Manuel Agustín Nápoles Estrada y Antonia María Fajardo y sus hermanos Manuel —quien lo inició en los caminos de la poética y la retórica— Antonio José (también poeta), Antonia, Ismaela, Manuela, Ana Gertrudis y María de la Concepción Cleofas, además de los clásicos "bastardos" del progenitor con esclavas de su propiedad. Desde joven recibió influencias culturales de su abuelo materno, José Rafael Fajardo García, hacendado, cura y responsable de acciones conspiradoras contra la Metrópoli española, que lo llevaron a prisión, quien lo educó en el gusto por los autores clásicos de obras como las de los poetas Zequiera y Rubalcaba, hasta que, finalmente, en 1845, dio a conocer sus décimas en Puerto Príncipe, hoy Camagüey.

Se dice que proclamas y décimas suyas integraron la conspiración de Agüero en 1851, así como también otras acciones posteriores, mientras literariamente colaboraba con La Piragua, órgano del grupo denominado siboneyista o criollista, dadas sus raíces de sencillez estilística y artística, una poesía de afirmación nacionalista, comparables con la pureza e identidad aborigen.

Entre sus obras más conocidas figuran Rumores del Hórmigo (1856), libro que pudiera clasificarse de clásico de su poesía y de la lírica cubana, dado a conocer en 1856, y otra de tipo dramatúrgico que fue llevado al teatroen 1859 bajo el título Consecuencias de una falta, triunfo escénico de la época en Santiago de Cuba y Camagüey.

Hombre siempre considerado como patriota, pasó sin embargo al mundo de los controvertidos, al quedar escrito que tras mudarse con su familia para Santiago de Cuba, además de ocuparse de su obra, consintió, "a causa de su precaria situación financiera" aceptar del gobierno colonial español, el cargo de pagador de Obras Públicas.

El Cucalambé fue para muchos un poeta muy peculiar en la literatura cubana que usó palabras y temas típicos de los campos cubanos, nombre de las frutas, árboles, pájaros, pueblos, ríos, costumbres y montañas, como mismo un siglo después ocurriría con Naborí, el resto de su lenguaje fue igualmente fino y culto, en tanto la combinación de ambos posee una sonoridad agradable, en lo cual influyeron clásicos como Virgilio y Horacio y pilares de la literatura clásica española.

Sus creaciones, integradas por versos publicados en revistas y periódicos que no fueron recogidos en poemarios hasta después de su desaparición, no estuvo sometida a polémicos debates durante su existencia, como después sí lo estuvieron su vida y su muerte.

Periodista, editor, poeta y dramaturgo, en 1862 se esfumó Juan Cristóbal de la sociedad de entonces, a los 32 años de edad, sin apenas dejar huellas y jamás nadie supo de él, lo cual algunos, al acentuar su existencia pesarosa, atribuyeron al suicidio, no sin antes haberlo culpado de faltas como el robo de 3 098 pesos, aunque datos históricos de Santiago de Cuba demuestran que fue eliminado y hecho desaparecer por quienes realmente se apropiaron del dinero.

De su obra, como para mostrar el contenido patriótico que la colmaba, he aquí una décima de corte siboneyista, en la cual ataca al colonialismo español y llama a los suyos al combate, mediante el empleo del recurso aborigen:

Sí, Guarina: guerra, guerra
contra esa perversa raza,
que hoy incendiar amenaza
mi fértil y virgen tierra.
En el llano y en la sierra,
en el monte y las sabanas,
esas huestes caribanas
sepan al quedar deshechas
lo que valen nuestras flechas,
lo que son nuestras macanas…


LA DÉCIMA ESPINELA


Es una estrofa compuesta por diez versos octosílabos y de rima consonante, que tienen la siguiente estructura básica: abba.accddc, como la del siguiente ejemplo:

A   Por la orilla floreciente
B   que baña al río de Yara
B   donde dulce fresca y clara
A   se desliza la corriente,
A   donde brilla el sol ardiente
C   de nuestra abrazada zona
C   y un cielo hermoso corona
D   la selva el monte y el prado
D   iba un guajiro montado
C   sobre una yegua trotona.

Al parecer, siguiendo el modelo de las ocho estrofas que publicara Espinel en el 1591, la única pausa que se repite en aquellas es la del cuarto verso. Vale destacar que muchas de las décimas que se improvisan hoy, sobre todo en Cuba, tienen además otra pausa en el sexto verso, lo que ha llevado a decir erradamente a los estudiosos que la espinela es una estrofa compuesta por dos redondillas enlazadas un puente o bisagra; este puente no sería más que un dístico. De las décimas que escribiera espinel mostramos la dos que se corresponden más al patrón de lo que hoy llaman décima espinela.

Ya esta suerte, que empeora,
se vio tan en las estrellas
que formó de mí querellas
de quien yo las formo ahora.
Y es tal la falta, señora,
de este bien, que de pensallo,
confuso y triste me hallo,
que si por vos me preguntan
los que mi daño barruntan,
de pura vergüenza callo.

Suele decirme la gente,
que en parte sabe mi mal,
que la causa principal
se me ve escrita en la frente.
Y aunque hago del valiente,
luego mi lengua desliza
por lo que dora y matiza,
que lo que el pecho no gasta
ningún disimulo basta
a cubrillo con ceniza.


Además de los requisitos elementales de la espinela, los repentistas cubanos, por ejemplo, se cuidan de no incluir en la décima otro tipo de rima que no sea consonante perfecta, las asonancias de cualquier tipo son penalizadas.

cisailogazul


CENTRO INTERDIPARTIMENTALE DI STUDI SULL'AMERICA INDIGENA 
Via Roma, 47 - 53100 Siena - Tel. 0577/232507 - cisai@unisi.it
       De Repente
       ESPACIO DEDICADO A LA POESIA ORAL
       ©  2009 DE REPENTE - CISAI (UNIV. DE SIENA)